facebook twitter mail share

Lori Laird

Ingeniera biomédica

Guidant Corporation

Perfil completo en PDF
Consejos para los estudiantes 

A las mujeres ingenieras, solo les puedo decir que lo den todo. Va a ser desafiante; va a ser duro; pero ahí afuera hay otras personas que pudieron hacerlo. Conozco a mujeres de 62 años que en su época fueron ingenieras. Y por dios que pienso que si lo hubiera tenido que hacer en ese entonces habría sido mucho más difícil. Creo que el mundo de la ingeniería realmente se está abriendo a las mujeres. Y se puede. Así que simplemente las incentivo a que lo hagan.

Educación 

Licenciatura en Ciencias (B.S.), Ingeniería mecánica, Universidad Politécnica de California, San Luis Obispo

Descripción del trabajo 
Ingeniera biomédica que diseña instrumentos y herramientas no invasivas para que las utilicen cirujanos vasculares en el tratamiento de arterias obstruidas; trabaja con el personal de fabricación en cuestiones de diseño para la fabricación y el control de calidad.

Segmento de la entrevista

Laird: Mi nombre es LoriLaird. Soy ingeniera biomédica de GuidantCorporation. Trabajo en la división de intervención vascular de Guidant. Y trabajamos en dispositivos médicos. Desarrollamos herramientas que ayudan a los cirujanos a llevar a cabo sus cirugías. Son herramientas no invasivas, por lo que no necesitan hacer incisiones tan grandes. Pueden hacer lo suyo a través de la piel o mediante pequeños orificios. Y esto suele reducir el tiempo de las cirugías, por lo general a la mitad o incluso más. Trabajamos en todas las áreas de la intervención vascular y la cardiología. Estuve fuera de la facultad durante dos años y medio y aún estoy intentando decidir si quiero hacer algo técnico o directivo. ¿Cómo se pasa de ingeniería mecánica a biomédica? Bueno, en la facultad estudié ingeniería mecánica general. Y me especialicé en biomédica. Tomé más clases de diseño, Fui a clases adicionales de biología y psicología, e hice proyectos finales en esas áreas. Hice proyectos de diseño que involucran la biomédica o la prostética y cosas similares.

P: ¿Qué es una intervención vascular?
Laird: “Intervención vascular” es una obstrucción en las arterias o del sistema vascular del cuerpo. Así que gran parte de nuestro enfoque está centrado en remover placa o reabrir las arterias que están obstruidas con placa. ¿Alguna vez escuchaste el término “arterias obstruidas”? Desarrollamos herramientas para remover la placa y abrir el pasaje.

P: ¿Y eres ingeniera mecánica?
Laird: Ajá. Ingeniera mecánica.

P: ¿Cómo llegaste de ahí a acá?
Laird: ¿Cómo se pasa de ingeniería mecánica a biomédica? Bueno, en la facultad estudié ingeniería mecánica general. Y me especialicé en biomédica. Tomé más clases de diseño, Fui a clases adicionales de biología, psicología. Muchas facultades ahora tienen programas para obtener un título en ingeniería biomédica. En la facultad a la que yo fui, no tenían esa opción. Así que en algún punto yo tuve que armar mi propio título. E hice proyectos finales en esas áreas. Hice proyectos de diseño que involucraban la biomédica o la prostética y cosas similares.

P: ¿Conociste a otros ingenieros mecánicos dentro del campo biomédico?
Laird: Sí, creo que es un área en crecimiento. La mayoría de las personas que trabajan en mi empresa solo son ingenieros mecánicos. Pero es un campo que está creciendo. Hay mucha gente en este área. Y es una especie de comunidad “prolija”. Comienzas a ver a la misma gente de nuevo y todos rotan.

P: ¿Podrías decirnos dónde naciste, dónde te criaste, cómo decidiste ir a la universidad y cómo elegiste ingeniería mecánica?
Laird: Bueno. Crecí en Los Ángeles, Sur de California. Empecé en la universidad de Long Beach State. Y en ese entonces todavía no sabía que quería ser ingeniera mecánica. Probé con zoología porque me gustaban los animales. Probé arquitectura. Y seguía sin encontrar lo que me gustaba. Así que me hice una prueba de aptitud del centro vocacional de Long Beach State: “Por Dios, ¡tienes que ser ingeniera!”. Y siempre pensé, en algún lugar de mi inconsciente, que eso era lo que quería hacer. Pero simplemente necesitaba que alguien me lo dijera. \[RISAS\] Y me decidí por la ingeniería mecánica porque siempre disfruté desarmar cosas. Resolver rompecabezas, resolver problemas. Disfruto del poder visualizar las cosas en el espacio y en 3D, y cosas del estilo. Y eso fue lo que realmente me llevó por el camino de la ingeniería mecánica.

P: ¿Hay algún ingeniero en tu familia?
Laird: Bueno, mi padre es ingeniero eléctrico. Creo que por eso lo evité durante un tiempo. Es como que “No, eso no es lo que voy a hacer”\. Pero me alegra haberlo elegido; creo que es adonde pertenezco.

P: Entonces, ¿qué hacen los ingenieros?
Laird: ¿Qué hacen los ingenieros? Resuelven problemas, creo. Y en mi área, mejoramos la vida de las personas. Y eso, justamente, es lo que me gusta de la biomédica, que una está salvando la vida de alguien. Y eso realmente hace que tu trabajo valga la pena; en especial cuando viene un médico y dice: “Estamos teniendo problemas con este tipo de cirugía y nos gustaría desarrollar una forma mejor para hacerla”\. Ahí es cuando de inmediato buscamos la pizarra y decimos: “Bueno, ¿cómo podemos desarrollar un producto para hacer esto?”. Los ingenieros llevan a cabo mucho diseño, muchas pruebas, sobre todo en biomédica. Tienes que probar la seguridad del dispositivo, que no va a lastimar a nadie, que hará lo que tú dices que hará. Así que son muchas las pruebas involucradas. Mi trabajo, en gran parte, consiste en eso, hacer las pruebas.

P: ¿Has estado en una cirugía?
Laird: Sí. Es realmente fascinante porque tenemos la oportunidad de ir a ver los procedimientos. Y en algún punto es como si envolvieran todo y te dijeran: “De esto se trata mi trabajo”. Es muy gratificante. Tenemos la oportunidad de estar en el laboratorio de cateterismo, atrás del médico. Lo que es genial de nuestros dispositivos es que no son invasivos. Así que yo podría entrar ahí con mi ropa de calle, pararme junto al doctor y verlo hacer la cirugía. Y así es como uno realmente ve de qué se trata nuestro trabajo.

P: Si un estudiante estuviera interesado en la ingeniería mecánica o en la biomédica, ¿dónde debería ir para obtener información?
Laird: Yo obtuve mucha información de hablar con mis profesores. Por ejemplo, en mi universidad había un profesor que se especializaba en biomédica con el que yo hablaba mucho y al que le pregunté: “¿Cómo me inserto en este campo? ¿Qué hacen los ingenieros biomédicos?” Investigué en muchísimas empresas, en especial mientras buscaba trabajo, mi primer trabajo. Investigué las empresas que se centraban en la biotecnología y cosas similares. De hecho, creo que existe una enciclopedia de empresas de dispositivos médicos. Y esa es tan solo una de las muchas fuentes principales de todo ese tipo de información.

P: ¿Cómo fue la primer búsqueda de trabajo?
Laird: La primer búsqueda de trabajo fue muy frustrante. Usé mucho el centro vocacional de la universidad. Y la verdad es que aliento a la gente a que use los centros vocacionales. Pero también me salí de la universidad y mandé cartas a múltiples empresas. De hecho, conduje hasta el área de la Bahía de San Francisco y fui de aquí para allá, caminé por los lobbies de algunas empresas diciendo: “¿Puedo tomar un folleto? ¿Cómo puedo obtener información sobre su empresa?”. Realmente hay que ser proactivo. El trabajo no vendrá solo, una tiene que ir a buscarlo. Y, de hecho, así fue como encontré mi trabajo actual. Saliendo de la universidad y yendo a buscarlo.

P: ¿Cómo es tu rutina diaria?
Laird: ¿Cómo es mi rutina diaria? Veamos... Ayer fue un buen día. Hice muchas cosas distintas. Empecé con una reunión. De hecho, empecé revisando el correo electrónico y el correo de voz y escribiendo una lista de “cosas para hacer” durante el día, cosas que debo lograr. A la mañana fui a una reunión. Después de eso, fui a una clase sobre la seguridad de los patógenos transmitidos por la sangre. En los dispositivos médicos, existen muchas cuestiones médicas y de seguridad. Lidiamos con los dispositivos tal como vuelven del campo para verificar si tienen defectos y cosas por el estilo. Y asistí a una clase sobre cómo lidiar con los dispositivos y no contaminarse con la sangre. Después de eso, verifiqué una de las herramientas. Estamos teniendo un problema con una de las herramientas en la línea de fabricación. Así que me senté, llamé al proveedor y hablé con ellos sobre las distintas formas de hacer esta herramienta. Diseñé un poco. No mucho. Estoy en un nivel en mi proyecto en el que más que nada se trata de “aprender cómo hacerlo y lanzarlo”. Ya hicimos la mayor parte del diseño. Por lo tanto, gran parte de nuestro trabajo es la fabricación.

P: ¿Cuántas posibilidades hay de que salgas al campo y evalúes cuál es el desempeño de los productos?
Laird: No pasa con la suficiente frecuencia. No creo tener la posibilidad de salir al campo tanto como quisiera. En esta fase de mi proyecto, nos estamos preparando para hacer algunos estudios en humanos y tendré la oportunidad de estar en contacto con uno de los hospitales que lleva a cabo la cirugía. Está en Carolina del Norte y yo, en cierto punto, soy su contacto técnico; así que si tienen algún problema técnico me pueden llamar. Visitaré el centro cuando hagan los primeros ensayos en humanos y observaré los procedimientos. Así que estoy muy emocionada. Yo diría que, en general, unas tres veces al año tenemos la oportunidad de ir a ver una cirugía.

P: ¿Qué sucede con los negocios internacionales?
Laird: Guidant es una empresa global. Nuestro producto se utilizó por primera vez el mes pasado en un sujeto europeo. Pero esa es una idea de su dimensión para el nivel en el que estoy. La mayor parte de la interacción internacional se da a nivel superior, donde hacen intercambios empresariales y cosas como el desarrollo de negocios.

P: ¿Cómo fue para ti la facultad?
Laird: Tal como se debe imaginar, la facultad fue todo un desafío. \[RISAS\] En la Politécnica de California éramos entre 10 y 15 % de mujeres. Había clases en las que yo era una de las dos mujeres que había. Después de un tiempo me acostumbré, pero realmente hay que estar bien parada. Sentía que tenía que exigirme a mí misma un poco más. Pero creo que hoy en día la gente está aceptando el hecho de que hay mujeres ingenieras y, a fin de cuentas, logré tener un buen grupo de estudio; la gente conocía mis capacidades y ese tipo de cosas. Creo que la ingeniería representa un gran desafío, pero eso justamente es lo que me gusta. Me marca el ritmo.

P: Cuéntanos un poco más sobre tu búsqueda de trabajo. ¿Tuviste muchas entrevistas?
Laird: Yo diría que tuve unas doce entrevistas o más en el campus. Y no me limité al campo biomédico porque no había muchas empresas biomédicas que vinieran. Y tampoco me quería limitar solo con lo biomédico; quería descubrir qué más había ahí afuera, por las dudas de que encontrara algo que me gustara más. Me acuerdo que en la librería del centro vocacional había un libro sobre las empresas del área de la Bahía de San Francisco o algo por el estilo. Y estaba dividido en las distintas disciplinas. Así que yo lo abrí en la sección de biotecnología y simplemente empecé a leer sobre las empresas. Les mandé cartas diciendo: “Por favor, ¿podría enviarme información sobre su empresa? Estoy muy interesada”. La mitad no respondió. [RISAS] La otra mitad me envió la información y me dijo: “No estamos contratando a nadie”. Así que solo quedaban un par. Y creo que de ahí solo tuve dos entrevistas. Pero valió la pena. Una era para el trabajo que tengo ahora. Y creo que justamente les gustó el hecho de que yo saliera y los buscara porque les demostró que soy proactiva y que tengo energía.

P: ¿Cómo fueron tus primeras semanas en tu trabajo?
Laird: En mi primer día de trabajo, había mucho que aprender, muchas capacitaciones. Tenía muchos manuales que leer y tenía que ganar velocidad en cuanto a los dispositivos. Aprender sobre la cultura de la empresa, porque eso no es algo que se aprenda en la universidad. También tenía que simplemente conocer a la gente, encontrar dónde están los recursos, descubrir quién es el experto en qué, para saber dónde ir cuando tuviera una pregunta. A lo que más me costó adaptarme fue a esta cuestión de “de nueve a cinco”. Cuando estaba en la facultad siempre pensé que sería lindo tener mi propio cronograma. Ya sabe, un día te levantas a las siete, al día siguiente a las 10 y haces lo tuyo. Pero en el mundo real hay que ir con la corriente y, de hecho, trabajar de ocho a cinco. Pero una se acostumbra.

P: Cuéntanos sobre la gente con la que estás en contacto a lo largo del día.
Laird: Trabajo con todos los niveles. Hay dos técnicos que me elevan sus informes. Trabajo con ellos casi a diario\; les doy trabajo a hacer, los actualizo sobre qué está pasando. Trabajo con gerentes y con directores. Cada tanto, hablo con un médico y veo cuál es su opinión de las cosas. Creo que tener buenas habilidades de comunicación permite trabajar con una amplia gama de gente. Es una buena experiencia de aprendizaje.

P: ¿Alguna vez volviste a tu casa totalmente frustrada?
Laird: De vez en cuando. Creo que parte de la frustración surge del desafío técnico, ¿no?, del querer resolver un problema que no se puede superar. Ya sabes, darse la cabeza contra la pared intentando encontrar una solución y que la inspiración no llegue. Y creo que justo ahí es cuando una debe dar un paso atrás y decir: “Bueno, volvamos a evaluar todo. Respiremos hondo. Intentemos de nuevo mañana”. Y esa es la actitud que hay que tomar.

P: ¿Hay vida fuera de la ingeniería?
Laird: Sí, hay vida fuera de la ingeniería. Tanta como uno quiera. Considero que es muy importante tener pasatiempos y un mundo externo. Mi esposo es ingeniero, así que a veces cuando volvemos a casa seguimos hablando sobre ingeniería. Pero intento centrarme en otras cosas y desconectarme.

P: ¿Tienes algún consejo para los estudiantes?
Laird: Mi consejo es que “aguanten”. Va a ser desafiante, pero déjenme decirles que, en el largo plazo, realmente vale la pena. Y como dije antes, usen a sus profesores. Para eso están. Háganse amigos. Eso hará que su vida sea más fácil y que hacer esas preguntas también lo sea. Y otro consejo es que pregunten. Simplemente hagan preguntas. Ninguna está mal.

P: ¿Cuáles son tus aspiraciones?
Laird: Creo que todavía me estoy acomodando al mundo real. Ya que solo hace dos años y medio que terminé la facultad, es como que “dejemos que todo siga su curso”. Creo que hace poco empecé a darme cuenta de que necesito pensar en mis próximos objetivos. Podría ser un posgrado. De hecho, creo que para mí, la única opción viable como paso siguiente es un posgrado. Porque quiero continuar con mi educación. Una parte de mí dice: “Estoy contenta con lo que hago y esto me durará un tiempo”. Pero la otra parte dice: “Tienes que pensar en el futuro. No podrás seguir sentada donde estás ahora toda la vida”. Ay, realmente quiero ampliar mis conocimientos, aprender más sobre tecnología y quizás incluso sobre plástica, química y cosas del estilo.

P: Cuéntame más sobe la contribución que estás haciendo, que la empresa está haciendo.
Laird: Debido a que la empresa está en el campo de dispositivos médicos, su contribución con la sociedad es diaria. Mejoramos las vidas de las personas. Facilitamos que la gente viva más tiempo. Guidant en general tiene una gran conexión con la comunidad. Participamos en UnitedWay. Apoyamos actividades de la comunidad. Mi empresa reconoce mi afiliación a sociedades profesionales, y creo que eso es fantástico. Veamos... ¿qué más? Simplemente apoyan a sus empleados en sus vidas personales. Creo que eso también es importante. Creo que le retribuyen bastante a la sociedad.

P: ¿Qué crees que hace a un ingeniero exitoso?
Laird: Un ingeniero exitoso es alguien que se comunica bien, que puede trabajar con distintos niveles de personas. Alguien que se puede comunicar con un técnico así como con el director del proyecto. Alguien que es bueno con las personas pero también en cuanto a lo técnico, que puede resolver problemas, responder preguntas, utilizar la intuición para resolver problemas, ya sea que se trate de volver a diseñar algo importante o un simple problema de fabricación. Un buen ingeniero es alguien que puede usar su intuición y su conocimiento para resolver esas cosas.

P: Ya que estás empezando a formularlo, ¿qué tipo de estilo de vida imaginas para ti?
Laird: Creo que seguiré siendo ingeniera durante un período de tiempo más. Me gusta lo que hago. Pero no quiero que mi trabajo me consuma. Me gusta tener un buen equilibrio entre la familia y la profesión. Así que, creo que voy a seguir con la ingeniería, voy a seguir por este camino. Pero, cuando se hacen las cinco de la tarde, me tengo que recordar que es hora de ir a casa. Es hora de relajarse y descansar.

P: Antes mencionaste a las mujeres ingenieras. ¿Tienes algún consejo para las estudiantes?
Laird: A las mujeres ingenieras solo les quiero decir: “Den todo. Va a ser desafiante; va a ser duro; pero ahí afuera hay otras personas que pudieron hacerlo”. Conozco a mujeres de 62 años que en su época fueron ingenieras. Y por dios que pienso que si lo hubiera tenido que hacer en ese entonces habría sido mucho más difícil. Creo que el mundo de la ingeniería realmente se está abriendo a las mujeres. Y se puede. Así que simplemente las incentivo a que lo hagan.

Especializaciones de ingeniería

Los campos de la ingeniería y tecnología en ingeniería incluyen más de 25 importantes especialidades. Selecciona un campo académico en la siguiente lista para obtener más información:

 

¡Participa!

Encuentra oportunidades para alumnos preuniversitarios, universitarios y graduados en todo el mundo.

getinvolved

más

 

Descubrimientos de los expertos

Los expertos responden algunas de las preguntas más importantes para los estudiantes que puedan estar interesados en seguir una educación o una carrera en ingeniería.

más

 

Vida de un ingeniero

Descubre qué necesitas para ser un estudiante exitoso de ingeniería y un ingeniero profesional. Una serie de perfiles te ayudará a entender las recompensas y los desafíos que puedes afrontar.

más

 
Inicio rápido: tenemos recursos para Estudiantes, Padres, Maestros, y Orientadores